miércoles, 3 de septiembre de 2008

Fecha 3: 31/08/2008

Leticia


Era casi de noche cuando llegaron a Mornington Crescent. Gabriel subió a su moto y fue el primero en llegar y vio como se estaba incendiando el primer piso inevitablemente. Nathan, Thom, Gunnar y Victoria subieron al auto destartalado. Alex y Nic no daban señales de vida.
Había dos guardias en la puerta, Gabriel intentó abrir los hidrantes pero fue inútil. Tomó el celular y llamó a Nathan.
-Nathan, choquen el hidrante con el auto.
Él transmitió el mensaje a Victoria que no pareció alegrarse con la idea, pero la llevó a la práctica.
Los dos guardias comenzaron a cambiar su forma, se convirtieron en dos horribles monstruos negros con tentáculos.
-Fomoris- dijo Gabriel.
El auto chocó, no sin dejar heridas menores en Thom y Nathan. Todos bajaron del auto y vieron el mismo cuadro de situación. Los dos fomoris comenzaron a acercarse. Uno fue contra Nathan que tenía la idea de hacer volar el coche en cuanto el mismo se acercara lo suficiente. El monstruo impactó el vidrio delantero y sus tentáculos se trabaron contra los apoyacabezas. Gabriel aprovechando la oportunidad sacó los nunchakus y lo estrelló contra el suelo con su técnica “el rugido del tigre”. Todos ven como de su brazo parecen surgir llamas. Su dragón interior estaba más que feliz con la lucha.
Thom realiza un ritual con la sangre que le salía del golpe recibido en la cabeza, y con su daga cortó uno de los tentáculos del segundo fomori que se había dirigido directamente hacia él. Cuando el tentáculo cayó en tierra se convirtió en un brazo humano. La sustancia abandonó el cuerpo de su huésped y Gunnar la desintegró para que no tome posición de otro. El hombre se tomó el hombro y gritó de dolor, luego se desmayó.
Nathan que no había actuado pensó: “Que bueno que no tuve que volar el coche”. Victoria utilizó un sello hermético en el hidrante que explotó y comenzó a arrojar agua hacia la casa.
Cuando Nathan llegó al umbral de la puerta junto a Gabriel, él le preguntó:
-Nathan, ¿cómo está la situación?
-Hay cinco fomoris, Isaac está peleando con un… caballero negro.
Gabriel irrumpió en la habitación, golpeando la puerta de una patada. Isaac y el caballero negro se debatían en un duelo a espadas. Gabriel enseguida impactó contra el primer fomori que explotó horriblemente. Estos eran más repugnantes, su cabeza era un solo gran ojo.
Cuando Thom y Gunnar los siguieron vieron justo el momento en que el caballero negro atravesó al medio con su espada a Isaac, que cayó al suelo agonizante.
Gunnar golpeó otro fomori y su huésped murió mientras la sustancia intentó instalarse en su propio cuerpo. Thom intentó identificar la verdadera naturaleza del caballero negro. Se dio cuenta de que era una forma de vida extraña, un espíritu vivo que anima un cuerpo. Thom se arrojó contra él con su daga, pero la misma impactó en su armadura sin atravesarla.
Nathan observó los cuartos del primer piso con su notebook. Alcanzó a ver tres cuartos, en uno estaba Konrad peleando solo contra muchos fomoris. En el segundo no había nadie y en el tercero se encontraba Kernel 32, su estómago estaba abierto a la mitad y se encontraba sobre un sello que Nathan no lograba comprender, muchas arañas salían de la abertura, era una visión horrible. Sin dudarlo un instante se teletransportó a ese cuarto de arriba.
Todos lo vieron desaparecer. Mientras Victoria arrojaba monedas a los fomoris de abajo recitando palabras en latín y dos más eran destruidos. Gabriel saltó con sus nunchakus contra dos a la vez, uno murió, el otro quedó muy malherido.
Todo esto ocurrió al mismo tiempo en que Thom, luego de intentar clavar su daga, recibió un golpe con la espada y su costado quedó abierto en dos, su brazo peligrando salirse de su lugar. Mientras estaba tirado en el piso intentando curarse Gunnar lo cubrió y recibió otro impacto, no sin antes endurecer su piel (el master chocho porque todos se habían olvidado de aumentarse los atributos :P). Aún así el golpe fue tan fuerte que lo dejó desmayado.
Gabriel luego de destruir al último fomori se dispuso a ayudarlos, utilizó un tremendo golpe de puño que arrojó al caballero fuera de la casa, mientras les daba tiempo a Thom y a Gunnar para recuperarse un poco.
Mientras Victoria intentaba sacar a Gunnar y a Thom del chantry el caballero negro volvió a aparecer en el umbral de la puerta, la espada en lato, listo para descargarla sobre su blonda cabeza. Por suerte se le trabó en una viga del techo y nuestra amiga salió ilesa (por cierto, menos mal que el master sacó tiradas horribles porque sino…). Gabriel usó la oportunidad para volver a atacarlo, el dragón de su brazo ya estaba demasiado inquieto.
Mientras tanto en el piso de arriba Nathan utilizaba un poderoso ataque de fuego para sellar el círculo, cuando lo hizo ya podía verse una gigantesca pata de araña saliendo del estómago de la difunta Kernel32.
El último en golpear al caballero negro fue Gunnar antes de que el susodicho despareciera. La estructura del edificio comenzó a sacudirse cada vez más. Victoria utilizó un conjuro para ganar tiempo mientras los demás subían al primer piso. Nathan luego de detener a la araña verificó una vez más el lugar.
En un cuarto la vio a Leticia (Son of Ether) disparando con un extraño mecanismo inserto en su brazo a demasiados fomoris en desigual batalla. Un cuarto más estaba vacío y en otro vio a Beatrix, la Dreamspeaker. Logró percibir una presencia más pero no logró identificar de quién.
Al salir del cuarto vio subir a los demás y les señaló los cuartos. Gabriel se dirigió a auxiliar a Leticia, Thom fue hacia el cuarto de Konrad y Gunner al de Beatrix. Mientras Nathan ayudó a Victoria a sostener la estructura, cada vez más inestable.
Cuando Thom llegó al cuarto vio a Konrad con los brazos cruzados frente a su rostro, enseguida se dio cuenta de que estaba “sucio”. Eran demasiados fomoris peleando contra él.
-Hay que irnos- le dijo, pero Konrad no respondió, así que lo guió hacia fuera con la esperanza de que alguien pudiera limpiarlo de esa suciedad maligna.
Gunner llegó al cuarto de Beatriz, la Dreamspeaker se encontraba en el plano umbral. Cuando la miró se dio cuenta de que ya no era ella misma, entonces la atacó. Una presencia que logró atravesar la umbra con demasiada facilidad lo golpeó.
Una mano lo atrapó y comenzó a convertirse en gusanos que amenazaron con introducirse dentro de él. En su pensamiento solo se cruzaban dos frases: “¿Por qué no la llamé a Natasha?” “¿Por qué no fui a otro cuarto?”
Thom llegó a tiempo y logra detener a los gusanos pero no logró frenar a todos, y los que pasaron se clavaron en el cuerpo del Eutánatos. Los mismos comenzaron a drenarle la vida y el enemigo se volvió más poderoso.
La dominada Dreamspeeker materializó una rosa negra en su mano y en ese momento todo voló en pedazos.
El único que quedó en pie fue Gabriel que no logró ver a ninguno de sus compañeros. El lugar estaba lleno de policías, la mansión victoriana había desaparecido. Beatrix lo ayudó a incorporarse y le sugirió ver a un médico. Acto seguido trajo su combi llena de cachivaches y ambos se dirigieron a la Universidad.
Thom se despierta en su habitación del chantry. A su lado está Mariana que le dice:
-¿Debe doler no? Me gusta experimentar cosas pero no de ese tipo.
Nathan y Gunner despiertan ambos en el mismo cuarto, Jason Black los estaba terminando de curar. Milagrosamente habían logrado transportarlos antes de que la explosión los aniquilara.
Cuando Gabriel y Leticia llegaron Gabriela les informó desesperada que se habían llevado a Victoria. Se dispuso a salir para ir hacia allí y Gabriel dijo que iba a acompañarla, pero ya no se podía sostener en pie. Así que fue Leticia quien la acompañó.

-Alguien abrió la umbra como si fuera la puerta de su casa- le dijo Mariana a Thom. Él le respondió:
-Era una mujer horrible. No, era hermosa, pero a la vez era horrible.
Thom se levantó y prendió la televisión anunciaban el incendio como un ataque terrorista de Al Qaeda. Llamó a su mujer al instante para que no se preocupara. Cuando todos estuvieron reunidos él les contó sobre la extraña mujer rubia que era la causante de lo que había pasado. Así también Gabriel informó que los nefandis estaban en el río. Jason Black les muestra una visión en donde se puede ver a Londres infestada de demonios.
-Todos los caminos conducen a esto- y la visión era realmente terrible.
-Nos podríamos aliar- dijo Gabriel
-¿Con quién?
-Con los tekis. Habría que hablar con Solomon.
Jason Black comenzó a inquietarse, dijo que la paradoja lo había venido a buscar, que no podía pasar más tiempo allí, ya ni siquiera podía estar en lugares santificados, y lo último que les dijo fue:
-Hay que impedir que el sello del Támesis se destruya.
Mariana siguió hablando en su lugar:
-Al demonio lo sellaron hace mucho tiempo, si alguien va a liberarlo hay que impedirlo, con los tecnócratas o sin ellos.
Luego de finalizada la charla Thom se dirigió hacia el hospital. Leticia le informó que los partes médicos estaban muy mal. Victoria tenía el setenta y cinco por ciento de los huesos fracturados y quemaduras de tercer grado. Estaba viva solo por un milagro. Gabriela estaba angustiada porque no dejaban pasar a nadie a verla.
Al lugar llega un médico quién los invitó a pasar a su consultorio. Él les dijo que el daño no era solo en su cuerpo sino en su mismo patrón de vida. Había una forma de curarla pero es un proceso experimental.
-¿Qué le van a hacer?- preguntó Gabriela.
-Insertarle una colonia de nanomáquinas.
-¿Qué otras opciones tengo?
-Que se la entreguemos en una bolsa negra
-¿Qué consecuencias tendrá?
-Hagamos un trato, ustedes nos dejan experimentar con ella y nosotros se la devolvemos sana y salva. En caso de fallar insertaremos su cerebro en otro cuerpo.- Esto lo pronunció con la mayor tranquilidad como si fuera lo más normal del mundo.
-¿Después sacarán la colonia?- preguntó Thom.
-Sí.
-¿Sabe que no puedo confiar en usted no?- le dijo Gabriela.
-Ese no es mi problema, usted es su familiar.
-¿Podríamos curarla con tu habilidad y la de Gunner?
-Podemos intentarlo, pero no sé si lo lograremos. Lo que sí puedo hacer es contactar a alguien.
-Como usted desee caballero, pero ella se puede morir mientras tanto.
-Si nosotros no aceptamos la van a matar ¿no?- le dijo enfurecida. El médico no le contestó. Thom se dio cuenta de que Gabriela iba a atacarlo pero logra frenarla a tiempo.
-¿Cuándo podremos verla?- le preguntó Thom.
-Los partes médicos se entregan cada doce horas- le sonrió con sorna.
Cuando salieron del consultorio Leticia no pudo contenerse más y le dijo:
-Escuchame salame, ¿tenés nefandis en la ciudad y te preocupás por una pibita?
-Retírese por favor…
-Por supuesto no voy a quedarme en esta mierda tecnócrata.
Mientras se dirigían nuevamente al chantry, Leticia les contó lo que ocurrió en la mansión, habían atacado de improvisto, muy rápidamente, los dividieron y eran demasiados.

La primera vez que Gabriel habló con Solomon le pidió su celular a Thom. Luego de la charla que solo escuchó a medias y de querer interrumpirlo en varias oportunidades le dijo muy enfadado:
-¿Me querés explicar por qué un alto directivo de la tecnocracia tiene MI teléfono?- y lo tiró al suelo contra el sello hermético, el celular se destruyó al instante. Gabriel no le respondía a sus agresiones, estaba decidido a hablar con este personaje una vez más.
La segunda vez que hablaron Nathan conectó la computadora y puso los altavoces para que todos pudieran escuchar. Gabriel se quiso entregar a cambio de Victoria, pero Solomon le ofreció otras opciones, Nathan a cambio de ella, o en su defecto su prima Gabriela. Que cualquier otra opción debía hablarlo con Jhon Philips.
-¿El señor Philips se encuentra allí? -Nathan no respondió- Parece que no.
Gabriel dijo que volvería a llamarlo en cuanto tuviera decidido qué hacer.
Thom se marchó dejándole un papel a Nathan. Estaba demasiado enfurecido porque Gabriel había actuado por su cuenta llamando a Solomon, a sabiendas de quién era y de que ya le habían advertido que no conseguiría demasiada información de él. Nathan leyó lo que decía el papel a sus compañeros:

“Gunnar: Natasha + Garou
Nathan: Ubicar a Nic y Alex
Gabriel: Aprender a trabajar en equipo
Thomas: Me ocuparé de los Verbena. Nos encontraremos en mi bar a la noche, como habíamos quedado

Gabriela queda a cargo

# Número de Eleanor solo para emergencias”

Cuando Gunnar fue a llamar a su mujer Nathan le contó a Gabriel que había trabajado para ellos, y que John Philips era su hermano. Pero Gabriel también tenía algo que decirle, Nic y él habían hablado con Mitras, el príncipe vampiro. Pero ninguno de los dos quiso decir mucho más al respecto.
-¿Y desde cuándo confiamos en vampiros?
Gabriel no parecía tenerle miedo a nada.
Mientras tanto Thom se dirigía hacia el chantry Verbena. No había forma de ubicarlos por teléfono y ya creían lo peor. Cuando llegó encontró el lugar maldito, el parque estaba lleno de una presencia horrible, no había noticias de los Verbena.
Thom se preocupa, enseguida llama a su mujer y ella le responde:
-¿Thom?
-¿Dónde estás?
-¿Con vos?
A lo que Thom se desespera. Escucha del otro lado de la línea que una voz igual a la suya dice:
-¡Dame eso!- y la comunicación se corta.
Al instante llama a Nathan y todo ocurre muy rápido.
-Nathan, algo pasó con los Verbena. Necesito un favor, tenés que buscar a mi mujer.
Al escuchar el tono de su voz él se pone a trabajar enseguida en su nueva notebook. La identifica sin problemas y le dice:
-Está en un auto, se dirigen a toda velocidad hacia Pentex. Estoy pensando en teletransportarme allí o enviar a Gabriel.
-¡No! No puedes ir, no podemos perderte a ti también.
Era una situación desesperada, y la medida que tomó Nathan también lo fue. Teletransportó hacia allí la moto de Gabriel y se desplomó en el suelo al instante. Había entrado en una especie de trance mental, la paradoja había hecho lo que ya se suponía. El dolor fue insoportable, como si alguien estuviera rasgando su columna vertebral y se desmayó.
Gunnar se quedó con él en el chantry y Gabriel se dirigió hacia toda prisa hacia el auto en movimiento, por suerte llegó a tiempo para cruzar su moto frente al vehículo, que se detuvo. El falso Thom se convirtió en el caballero negro y tomó una postura de combate frente a Gabriel. El verdadero Thom ya corría hacia allí a toda velocidad.

1 comentario:

Takumi dijo...

Acordate de subir lo de Nic y Alex.