viernes, 27 de noviembre de 2009

Mago 2º parte: Fecha 3



Benjamín escuchó un grito, corrió hacia la habitación de donde provenía. Era el cuarto de la mujer que le habían dicho estaba “durmiendo”. Cuando entró al cuarto sintió un flujo de energía que se reacomodó, la realidad en esa habitación estaba cambiando… La mujer escupió sangre e intentó pararse de la cama en la que yacía.
-¿Estás bien? ¿Quién sos?
Pero no fue ella la que respondió.
-Mariana- en ese momento entró Thom a auxiliarlo.
Mientras trataban de ayudarla ella no dejaba de pronunciar un nombre, o eso parecía.
-Hakkan… Hakkan…
Thom se dirigió hacia la cama y tocó las sábanas manchadas de sangre. Sintió un escalofrío, estaba sobrecargada con prime.
-¿Estás bien? ¿Qué hago?- le consultó, pero Mariana empezó a hablar en un idioma que ninguno de los dos entendía. Lo único que alcanzaban a distinguir era “Hakkan”.
Mariana siguió escupiendo sangre. Benjamín la quería sacar de la habitación para que la atiendan pero Thom le dijo:
-No la saques.
-Pero está muy mal, hay que atenderla
Thom usó una daga y se cortó la palma de su mano, se empapó los ojos con su propia sangre para ver del otro lado de la celosía. Todo estaba muy oscuro, lo único que se veía era una puerta de madera. Thom la cruzó, del otro lado había una plataforma a la que llegaban muchos aces de luz. Allí vio a Mariana.
-¿La cierro?- le preguntó, había una gran grieta junto a él y algo había cruzado del otro lado. Buscó y encontró una serpiente de energía de color plateado y dorado que giraba a su alrededor.
Benjamín vio que Thom se había quedado paralizado en el lugar, aún con Mariana en brazos le gritó:
-¡Thom! ¡Thom!- “Otro muerto más” pensó.
Pero Thom había viajado más allá de lo que él podía llegar. Todo el lugar resonaba a paradoja.
-Tengo miedo de cerrarla y no poder expulsarlo luego.
-¿Expulsar qué?- le dijo Mariana, ella no parecía verlo.
Thom usó su poder para cerrar la grieta y Mariana gritó con todas sus fuerzas.
-¿Qué hiciste?- dijo Benjamín desesperado. Le tapó la boca a Mariana y repitió- ¿Qué hiciste Thom?
Vio que Mariana tenía sangre en los ojos.
-¿Thom?- alcanzó a decir ella.
-Sí, soy yo Mariana ¿estás acá?- le preguntó él.
-Sí… ¿dónde estoy?
-En el chantry de Londres, en la Universidad.
-¿En qué año?
-2009
Mariana volvió a escupir sangre. Thom buscó a la serpiente y la atacó. Había cerrado la grieta pero la criatura se filtró igualmente.
Benjamín no entendía nada, ahora veía dos Thom. Mariana comenzó a forcejear para soltarse.
-¿Quién eres? ¡Hiperion!
-Tranquila, soy Benjamín.
Ella lo miró, luego miró a Thom. Ahora había dos, en dos momentos diferentes como si se hubieran perdido en un desfasaje temporal.
Thom decidió inflingirle daño espiritual a la serpiente, pero cuando la atacó esta volvió a dividirse.
Ahora Benjamín veía tres Thom y hubiera visto tres serpientes de haber podido.

Nic recibió un mensaje de texto en su celular. Lo único que había escrito era una dirección, él la conocía quedaba cerca de su casa. No sabía de quien era el mensaje pero supuso que sería de Dorian. Decidió ir armado al lugar del encuentro.
Tomó un taxi y bajó a una cuadra del punto de reunión. Sintió que no estaba solo, lo estaban vigilando, y eran muchos, ya podía intuirlos. Cuando llegó a la esquina vio que un auto de los que estaba parado prendió las luces, arrancó y se ubicó a su lado. Una mano arrojó un sobre y el auto continuó su marcha, obviamente no tenía placa.
Nic levantó el sobre, no tenía nombres, ni ningún tipo de escritura. Volvió en la misma dirección que había llegado, aún lo estaban vigilando, tomo un taxi y abrió el sobre. Dentro solo había una bolsita de plástico con una gota de un líquido rojo que presumió era sangre. Decidió que antes de ir al chantry primero iría a su casa a examinar esa pista.

Nathan había tomado la muestra de sangre del policía y decidió encerrarla en una burbuja de espacio para que las nanomáquinas dejaran de trasmitir, lamentablemente él no sabría que su intento no surtió el efecto esperado.
Cuando llegaron al chantry Letitia entró, pero Gabriel se quedó parado frente a la puerta.
-¿Qué pasa?- le preguntó Nathan.
-Hay algo extraño…
-Esperen- Nathan tomó su celular y marcó un número- Vicky…
-¿Quién sos?
-Nathan…
-¡Pervertido!- le dijo ella y cortó. Era extraño, le habló como si no lo conociera… ¿un efecto de tiempo?…
-No sabe quien soy.
-Hay un efecto de tiempo activo en el chantry- explicó Gabriel, él sí podía sentirlo.
-Mariana se despertó…- concluyó Nathan sabiendo que nadie tenía ese poder más que ella.
-Voy a entrar.
-¿Estás loco? No sabemos en qué tiempo están ahí adentro.
-Puedo hacer una guarda.
Nathan tecleó en su notebook y se conectó a la computadora del chantry, el reloj interno cambiaba cada diez segundos.
-El tiempo está cambiando cada diez segundos.
-Voy a entrar- repitió Gabriel.
-Si entrás podés caer en cualquier tiempo, podemos actuar desde acá.
-Te doy cinco minutos Nathan, sino entro.
Nathan llamó a Nic y le avisó que no entrara al chantry, él le preguntó que estaba pasando y Nathan le resumió rápidamente la situación, Nic decidió ir a su casa a dejar la muestra y luego tomar rumbo al chantry para ayudarlos.

Benjamín vio como uno de los Thom estaba apuntando a Mariana. No se le ocurrió mejor idea que agarrar a una de las figuras de Thom y ponerla enfrente de ella. Ahora había cuatro Thom, y uno de ellos lo tomó por el enemigo y lo atacó. No podía hacer nada, salió de la habitación antes de que le siguieran haciendo daño. Afuera vio a Leti, no eran cuatro Letis. Eso ya era demasiado bizarro, incluso para él.

Nathan no pudo hacer nada, Gabriel quería entrar y si bien Alex intentó frenarlo en un principio, luego se puso de su lado.
-Está bien, hacé lo que quieras- le dijo a Gabriel y los vio entrar a ambos.
“Son unos idiotas” pensó.
Nic llegó pero él sabía que en cuento a ese asunto no podía hacer nada, él no manejaba la esfera de tiempo, al igual que sus dos compañeros que aún estaban afuera. En ese momento vio que la pared se movía en un extraño efecto de ondas. Había sentido eso antes, cuando vio la muestra que le entregaran sus conocidos “colmilludos”.
-Gunnar ¿creés que podríamos contactar con un espíritu adentro? Tenemos que hablar con Thom o con Mariana…- le dijo Nathan.
-Los espíritus son atemporales, podríamos intentarlo…
Gunnar miró del otro lado de la celosía, pero un viento muy fuerte había creado un muro que le impedía toda visión. Nathan usó su notebook para programar el sonido de la flauta de Gunnar pero se dio cuenta de que no le alcanzaba la potencia, necesitaba unos parlantes más grandes. Fueron ambos a buscarlos y volvieron a intentarlo, pero fue inútil, las ondas no podían atravesar el muro. No podían hacer nada más, solo esperar…

Cuando Gabriel entró al chantry vio dos Alex, uno era igual al que conocía, el otro tenía barba y el pelo más largo. Vio a Leti que le apuntaba con un cañón y disparaba, el chantry era un caos y él había entrado en él, a pesar de la guardia de tiempo que había creado para protegerse. Una de las Letis, porque eran más de una, le disparó al Alex de pelo largo que cayó, no sin antes dispararle a ella.
Gabriel vio frente a él a su otro yo vestido con ropas chinas, parecía su versión de algunos años en el futuro. Él se golpeó la palma con el puño y se dispuso a atacarlo. Gabriel se defendió pero combatir contra su otro yo significaba combatir contra su propio dragón y cuando tuvo que esquivarlo no pudo hacerlo… y eso significaba morir…
Cuando abrió los ojos se encontraba en un campo sembrado de trigo, en el cielo un eclipse hacía que todo pareciera más irreal, pero eso no era irreal ¿o sí?
Era una tríada, cada una de sus partes la integraban tres miembros.
La primera, una mujer de cabello negro, piel blanca y rodeada por un aura multicolor se encontraba al lado de un hombre vestido con una armadura negra como la del caballero negro y su rostro era el de Thom, a su lado un lobo blanco con patas color azul cielo completaba una de las puntas de la tríada.
Él mismo se miró, estaba diferente pero era Gabriel, tenía el cabello más largo, sus dos brazos tatuados por el dragón y lo rodeaba un aura negra. Él formaba parte de otro de los grupos, a su lado lo acompañaba una bella mujer rubia, era Emereth ¿o él era el que la acompañaba a ella? A su lado había un hombre con una túnica negra cerrada al cuello, era Nic.
En la última punta del triángulo se encontraba Solomon, portando dos armas de fuego, a su lado estaba Nathan flotando, alrededor de él se elevaban muchas pantallas. Al otro lado Benjamin los acompañaba llevaba una compleja armadura que parecía confeccionada por él mismo…
Estaban esperando, podía sentir la quietud antes de la batalla, la tensión entre todos antes de empezar a combatir…
Fuera de la situación, observando, se encontraba Hiperion, tenía una esfera azul en su mano, y no se inmutaba por lo que estaba pasando, solo observaba. A su lado una niña rubia de ojos claros lo acompañaba, no tendría más de diez años.
-Ahora- dijo Solomon.
-De acuerdo- dijo la muchacha de aura multicolor y la batalla entre los tres bandos comenzó.

Thom estaba sobre la plataforma junto a Mariana que por fin pareció reaccionar a su llamado.
-Mariana, tenemos un problema muy grande.
-¿Qué pasa Thalius?
Thom se quedó pensando, Thalius debía ser un nombre suyo en otro tiempo.
-Tenemos un problema con el tiempo en el chantry, no sé si lo estás causando vos…
-No, yo siempre estuve acá.
-Hay una criatura del tiempo que cruzó la celosía.
-¿Yo lo hice?
-No, yo lo hice- dijo otra Mariana que apareció en ese momento, era más grande que la otra Mariana que parecía más joven- Debemos volver Thom.
-Yo cerré la brecha.
-Y yo estaba intentando que no se abra.
-Pero el espíritu salió.
-Ok, vení.
Mariana lo sacó de allí y Thom volvió al cuarto del chantry. Mariana estaba inconsciente a su lado, todos los Thoms lo miraron en ese momento pero él solo tenía un objetivo, devolverle la consciencia a ella.

Nathan vio como el reloj de la computadora del chantry volvía a la normalidad y le avisó a Gunnar. No quiso entrar, decidió ir a devolver los parlantes a la sala de audio, no quería hablar ahora, ni con Gabriel, ni con Alex. Ya todo estaba bien decidió calmarse un poco antes de volver. En el bolsillo tenía la muestra de sangre que habían sacado al policía, debería analizarla luego.

En el combate Leti le había disparado un cañonazo a Benji y él había muerto. O eso había creído, vio todo lo que pasaba en el campo sembrado de trigo ¿sería una realidad paralela?
Cuando despertó sintió una picazón en el pecho, pero ahora no tenía el agujero que le había dejado el arma de Leti.
Gabriel se despertó.
-¡Muere maldito hermético!- gritó Leti pero en ese momento Alex volvió a la normalidad. Él bajó su arma y miró alrededor, ya solo había una Leti y Gabriel estaba junto a él.
-¿Están todos bien?- preguntó Thom.
Vicky corrió hacia la puerta y abrazó a Gunnar que fue el primero en entrar. Estaba aterrada.
-Tranquila…- le dijo él tímido.
-Hay que llamar a los demás- dijo Thom.
Cuando Nic entró al chantry le explicaron lo que había pasado.
-Mariana dejó venir un espíritu de la paradoja- explicó Thom.
-¿Quién es Mariana? Me confundió con Hiperion- dijo Benji.
-¿¡Qué!?- dijo Gabriel.
-Sí, casi me mata.
-Alguien puede llamar a Nathan, tenemos que hablar de algunas cosas- dijo Thom.
Nic tomó su celular y lo llamó pero ya alguien se le había anticipado porque él le dijo que estaba en la puerta. Cuando entró Vicky que estaba abrazada a Thom corrió hacia él y lo abrazó, aún muy asustada.
-¿Estás bien?
-Sí, el tiempo se volvió loco acá adentro.
Benji le pidió la muestra de nanomáquinas y él se la entregó para que las analizara. Nic comentó lo de la nueva muestra y Nathan le pidió que por favor fuera a buscarla. Nic le dijo que posiblemente también tuviera nanomáquinas.

Nathan le pidió a Benji que le dejara intentar algo con la muestra. Se conectó a una de las nanomáquinas y comenzó a decodificar su forma de transmitir, una vez que tuvo el código accedió al servidor, en la torre de Londres. La transmisión era una frecuencia particular, pero logró imitarla. Comenzó a bajar la información, pero era demasiada, horas y horas de video, todos mostrando la vida de los policías y una base de datos clasificada como TCN001, TCN002, hasta el número noventa y cinco. Aparentemente eran los que iban a encargarse de instalar los servidores del proyecto EOS. Comenzó a bajar los videos, pero era tanta información que tuvo que utilizar un efecto de especio en su disco rígido para que pudiera seguir almacenando.
Un video mostraba como mataban a un TCN en las cloacas, otro mostraba a su profesora Juliet Aubrey hablando con su hermano John.
-Todos están listos- dijo ella.
-Podríamos ir a tomar algo para festejar- dijo él.
-¿Me estás pidiendo una cita?
-Tal vez- dijo él- por qué no…
Cuando lo detectaron cerró el puerto y abrió otro para seguir bajando información sobre el proyecto EOS.

Thom fue a ver como se encontraba Mariana, ella le dijo que Hiperion había sacado algo de su continuidad temporal, no sabía que era pero debía ser muy importante.
-Los distintos tiempos no se pueden atar…
Thom vio que se encontraba bastante mal.
-Necesito volver…
Un mago como ella no podía permanecer mucho tiempo de este lado.
Thom la ayudó a abrir la brecha y la ayudó a cruzar.
-Gracias Mordred.
-Recuperate y mantengamos el contacto- le dijo él mientras la grieta se cerraba.

Así comenzaron una nueva búsqueda, algo importante… ya en el mundo se había manifestado el wyrm dos veces, quizás eso que Hiperion había sacado de continuidad le serviría para traer al tercero. El primero había sido en Sri Lanka, el segundo en Londres, Bren, con el que ya habían combatido. El tercero era un misterio. Algo importante…
-¿Quizás algo que hubiera permitido a Hitler ganar la guerra?- dijo Gabriel.
-Si hablamos de los nazis puede tener que ver con la sociedad Thule- dijo Gunnar.

En ese momento Benjamín tuvo una visión, a su lado un hombre de gran barriga lo ayudaba.
“Papá, cuando crezca quiero ser científico como vos”
Recordó cuando su padre le daba clases, en esa época había un gran muro que cruzaba la ciudad.
La siguiente imagen le mostró un cementerio. Llovía y la lluvia se mezclaba con sus lágrimas, no tendría más de diecisiete años, Alguien lo abrazó:
“Yo te voy a cuidar siempre”
Su profesor era uno de los que llevaba el ataúd.
Otra imagen en su laboratorio y otra vez estaba ella allí. El armaba y desarmaba, ella comía mientras lo observaba trabajar.
“Tenés una pasión por los explosivos”
“Y sí, maquillaje para vos no voy a hacer”
Ella lo besó.
Cuando volvió a la realidad preguntó:
-¿Qué mencionaban sobre la sociedad Thule?
-Era un grupo de cultitas a la vera del nazismo, acompañaron a Hitler, se calcula que hoy desaparecieron. Se encargaban de buscar objetos de poder como el Santo Grial. Su sede principal era un castillo en el norte de Alemania, el castillo de Wewelsburg- dijo Gabriela.
Por alguna razón él conocía ese lugar.

Gabriel no quería ocultar lo de su “sueño” y les contó a sus amigos con lujo de detalles lo que vio, en especial el papel que ocupaba Hiperion. Benjamín supo que no había sido el único que había estado consciente de esa visión y se sorprendió, pero no dijo nada al respecto, Gabriel no parecía haberse percatado que él también lo había visto.
Todos coincidieron en que si Hiperion era el tiempo, la niña representaba el espacio. Gabriel, Emereth y Nic eran la destrucción. Thom, la mujer y el lobo, que no podía ser otro que Gunnar, eran el caos. Nathan, Solomon y Benjamin eran el orden…
¿Pero quién era la mujer? Gabriel le pasó la imagen mentalmente a Nathan, no tardaron en descubrir que su nombre era Jezabel Queen, una veinteañera que trabajaba en una empresa de productos de limpieza. Tenían que encontrarla, algún pepel cumplía ella en todo eso, al menos era una nueva pista… en ese momento vieron que alguien arrojó un papel bajo la puerta del chantry:

“Ustedes rompieron el pacto”

Y Nathan vio como su profesora se alejaba por el pasillo.

Crónica de Helcawen

...............................................

Tres grupos de tres. Habían dicho: Dinamismo, Inmovilidad y Destrucción. El Caballero Negro, un Lobo Blanco, y una mujer con colores cambiantes y brillantes en el aura. Mordred, el Caballero Negro, según algunos, un traidor corrupto, según otros, la fusión de la sangre mundana de Arturo y la sangre mágica de Morgan... esa imagen vuelve a presentarse en mi cabeza, como si una parte de mí estuviera ligada a lo más nefasto de la historia mítica de las islas. Hace un tiempo, cuando sucedió todo, el Caballero era aliado de los Nefandos. Sin embargo, ahora, junto a estos otros personajes, y con Emereth en otro bando, ya no podía asociarlos así. Como dijo Gabriel: "El Caballero Negro... Thomas".

Dinamismo, Inmovilidad, Destrucción. Y por fuera, Hiperión y aquella niña.

¿Quién era la niña que observaba junto al Titán? ¿Y quién era la mujer del aura irisada y cambiante? Lo primero que pensé fue "hadas", porque así es como se ven sus auras, brillantes, cambiantes y nunca quietas. Es Dinamismo, Kaos, diría Gunnar. Si esa muchacha pertenece a la Buena Gente y está implicada en todo esto, tenemos que saberlo y hacer algo: puede ser una gran aliada.

En definitiva, pareciera que todos los que estábamos ahí, enfrentándonos, podemos ser aliados. ¿Contra quién? ¿Hiperión? ¿Es realmente un enemigo? Al menos en ese futuro/mundo/posibilidad que vieron Gabriel y Benjamin, parecía estar controlándolo todo. ¿Será Hiperión uno de los seres antiquísimos que controla el mundo desde las sombras? ¿Por qué habría de aparecerse en esta época, buscando qué? Y si es tan poderoso, ¿cómo es que se vale de herramientas como nosotros, que somos apenas una bandita de magos? Bueno, no es que unos magos sean poca cosa, en verdad...

Como sea, hay varias cosas que hacer, y por supuesto, no puedo hacerlas todas.

-Gunnar, estoy seguro que con tu conocimiento de los mundos espirituales, podrás encontrar a Marianna. Tiene que haber más información que pueda darnos, en particular sobre quién es Hiperión.

-Jezebel, ¿eh? Una empleada común y corriente. Pues algo tiene que no es tan corriente... Voy a ir a buscarla, de seguro nos puede ayudar.

Con un par de direcciones donde buscar a esta tal Jezebel (su casa, su trabajo), salgo. Si me hubiera quedado diez minutos más, habría leído una nota que anunciaba: "Rompieron el pacto."

Escrito de Hatta

1 comentario:

Hatta dijo...

¿Nic no tenía muchos brazos y muchas escopetas?